Elogio de la luz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mis primeros años en Argentina me definieron como una estudiante extranjera, me tomó tiempo comprender que mi lugar de pertenencia y experiencia estaba en conflicto y que ya no era el de una estudiante de paso; así asumí el lugar de mujer migrante.

Asumirse migrante es habitar un espacio que conoces paso a paso; desde que vivo en Buenos Aires, hace ya nueve años, he conocido esta ciudad en largas caminatas por los barrios y paseos en bicicleta sin un rumbo fijo, la ciudad es la que guía el paso. Al poco tiempo uno se da cuenta que la Buenos Aires que se habita no es la del Obelisco o la Av. Corrientes.

El elogio de la luz es un ensayo fotográfico en curso, donde realizo paisajes urbanos de lugares cualquiera de la ciudad, postales de esquinas de barrios periféricos, el registro de luces y sombras del atardecer.

Me dejo fascinar por las sombras que dibuja el sol; la mezcla de luces y colores de las lámparas artificiales y los últimos rayos de sol o cuando llega la noche.